Ir al contenido principal

Elegí ser madre con todas las consecuencias.





Yo también soy madre y a diferencia de lo que estos días se dice en las redes sociales ser madre no me restó calidad de vida, simplemente cambió mi vida.

Quede claro que escribo este post, no habiéndome quedado solo con el titular de la noticia, si no habiéndola escuchado entera.

Claro que las madres tenemos derecho a quejarnos, en qué momento se dijo lo contrario. Como personas tenemos derecho a quejarnos de la misma manera que tenemos derecho a quejarnos del matrimonio, de la familia, de los compañeros del curro o de los políticos. Creo que quejarse es algo natural y necesario dentro de la condición humana.


Yo elegí ser madre porque quise vivir esa experiencia, y no necesité carrera alguna ni leer foros para saber que no sería fácil, que mi vida cambiaría y que yo misma lo haría.

Seamos sinceras; todas somos hijas, hermanas o sobrinas y hemos visto lo que ser madre supone, no entiendo que a nadie le venga ahora de nuevo.

Yo no me considero una mala madre por estar deseando que lleguen las diez de la noche y que mis hijas se duerman para tener unas horas para mí, ni cuando quiero que termine el periodo vacacional y vuelvan al colegio o cuando los sábados reniego si se despiertan pronto porque quiero quedarme en la cama hasta las diez. Del mismo modo no me consideré mala madre cuando durante meses debía amamantar a mi hija cada hora y media y eso hacía que llorara desconsolada pidiendo dormir. Me quejaba porque soy humana, porque si no tengo cubiertas mis necesidades vitales protesto como todo ser humano. Pero siempre fuí consciente que los inicios serian duros, y es cierto que el primer año todo es un caos, que dejas de tener vida y espacio. Ningún comienzo fue fácil, pero después los años van dando independencia a tu retoño y tú poco a poco comienzas a recuperar parte de tu espacio, sin darte cuenta vuelves a poder plancharte el pelo y darte una ducha de más de diez minutos. Hasta algún sábado puedes darte el lujo de levantarte a las diez. Con ello llegan las noches que vuelves a dormir de tirón y entonces miras hacia tras y das por bueno todo lo pasado.





Yo soy mucho más feliz ahora, que antes de ser madre, también tengo más angustias y problemas. Pero ser madre me hizo cambiar, me hizo menos egoísta y más generosa. Eso no quiere decir que si no eres madre no lo seas. Yo respeto y admiro a las mujeres que decidieron, como mi amiga Cris, que la maternidad no entraba dentro de sus planes. Tengo amigas que no son madres y son tan felices en sus vidas como lo soy yo.

Porque ser madre, no es una moda, no es la solución a un problema de pareja, no es un hándicap para ser feliz. La maternidad es una opción de vida, una decisión voluntaria que como todo tiene cosas buenas y cosas malas, pero que en mi caso volvería a repetir con los ojos cerrados.

Me gusta saber que existen dos personas que me necesitan, me quieren y dependen de mi emocional y físicamente. Disfruto compartiendo con ellas momentos únicos aunque en ocasiones me cuestione porque no me dediqué a viajar y vivir mi vida.

 No concibo mi vida sin ellas y nunca jamás diré que sea fácil, pero desde luego es emocionante y enriquecedor.


Y es que no existen buenas ni malas madres, tan solo existen mujeres capaces de sobrevivir como mejor pueden o las dejan.


Ahora ya sabéis lo que esta mariposa opina del tema y estaré encantada de que me digas tu opinión. En los debates se aprenden cosas muy interesantes.

Como siempre te digo; gracias por revolotear por la buhardilla. Y no olvides que este blog vive de tus visitas y que tus comentarios me hacen feliz y me demuestran que no estoy sola frente a la fría pantalla del ordenador.



Besos de mariposa.


Comentarios

  1. Como yo ya he expresado, por activa y por pasiva, lo que para mí es ser madre, pues no voy a repetirme. Solamente pasaba por este blog mariposil, y me acordé de ti. Como cada ser humano es un mundo, intento respetar a todo el mundo y espero que así también lo hagan conmigo. Un besazo, de los gordos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mi marieta, encantada como siempre de tenerte en la buhardilla. Un beso de mariposasa.

      Eliminar
  2. Muy bien expresado.
    Yo en cambio, elegí no ser madre, también con todas sus consecuencias, y no siento que soy menos mujer por ello (a pesar de lo que algunas afirman) ni más egoísta, pues dedico mi tiempo libre a otros seres y causas que también lo necesitan.
    Creo que cada uno es libre de hacer lo que mejor cree para él/ella (siempre y cuando no afecte a los demás, claro está) y que todas las opiniones son respetables.

    ResponderEliminar
  3. Karo encantada de verte por la buhardilla, como dices tú; ser madre no te hace mejor mujer y ya lo pongo en la entrada, respeto mucho a la gente como tú, que es capaz de tomar su propia decisión sin dejarse llevar por modas o por lo que toca. Creo que es muy inteligente tu postura y desde luego cuando ves lo que ves en las noticias te das cuenta que más de una no esta preparada para ser madre. Un beso de mariposa y feliz de que revolotees con nosotras.

    ResponderEliminar
  4. Lo único que no cambiaria de mi vida es SER MADRE!!! Aunque nos acostemos dos en la cama y nos despertamos siendo tres o cuatro pero abrir los ojos por la mañana y encontrarme un pie o una mano encima de mi cara, es mi mejor despertar!!!! No lo cambio por nada del mundo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me consta que en tu caso así es, y por eso ser madre es una decisión que cuando la tomas tienes que ser consciente de lo que haces. Un beso mi mariposa.

      Eliminar
  5. HOla, he ido escuchando tantos comentarios de todo tipo, pero lo principal es respetar la decisión personal de cada mujer; algunas lo desean con todo el alma y no pueden y otras lo son y hacen barbaridades con sus hijos; asi que ufffffffffff,. Ya centrándome en el tema de elegir ser madre o no,lo idóneo es desear tener hijos porque se desea, no que sea un deber o moda, eso me puede; yo aún no lo soy, pero adoro los niños, trabajo con ellos y son lo más bonito que hay. NO sé si llegaré a serlo, pq también debo decir que ya tengo una edad límite, y como mi vida diaria me tiene tan activa con otras cosas pues al final no sé si seré madre o incluso si podré. Pero lo importante es sentirlo de verdad, querer sentirlo y que no todo es fácil por supuesto, pero el instinto maternal se tiene o no se tiene. Que haya mucho amor Mariposas!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, cariño, por fin sé quien eres. Y como bien dices, en la vida todo no es ser madre, existen otras muchas cosas con las que ser feliz. Pero no es normal que cuando una mujer elige ser madre no sepá ya a lo que se enfrenta. Un beso de mariposas y nos volvemos a ver. Gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nunca más. Relato

¡Hola, mariposas!
Nunca más, es un relato que nace desde la humildad y las ganas de aportar un pequeño grano de arena a este problema social que nos afecta a todos en mayor o menor grado.
El acoso escolar o bullying es un problema que está comenzando a ser demasiado común en colegios e institutos.
Como madre, es un tema que me asusta y mucho. Por desgracia, lo he vivido recientemente a través de la hija de una gran amiga. Y os puedo asegurar que todo lo que nos cuenta o nos enseña la televisión, es poco para lo que de verdad llega a suponer tener un hijo acosado.
El acosado sufre un deterioro psíquico, difícil de reparar, su recuperación siempre irá en función de lo a tiempo que se llegue a ser conocedor del problema. Situación en la que centros y profesorado tienen una responsabilidad a la hora de detectar el problema lo antes posible. No es fácil, lo sé, pero tampoco imposible.

Primeros capítulos de A través de su objetivo. Chary Ca.

Capítulo 1

La gente se volvía a su  paso. La miraban entre sorprendidos, divertidos y expectantes. No era muy normal ver a una mujer vestida de aquella guisa y corriendo bajo la lluvia. Cuando ya no podía más y el aire no llegaba a sus pulmones, paró, miró hacia atrás y comprobó que de momento su pasado no la perseguía. Estaba aterrada por lo que acababa de hacer. Al mismo tiempo se sentía liberada y culpable. De pronto la invadió el pánico. «Y ahora ¿qué?». ¿Qué hacía, sin dinero, sin teléfono, sin lugar a donde ir? Miró a su alrededor. Había dejado de llover, pero la calle estaba desierta, desierta como su existencia. Se sentó en un banco, de un parque cualquiera. En aquel mismo banco estaba sentada una anciana y su perra. Ambas se giraron hacia ella instantáneamente. Tan evidente fue que se sintió en la obligación de explicarse. —Hola. Yo acabo... de escaparme. —Ya imagino. Pero sabrás que hay cosas en la vida de las que no se puede huir. Otras, sin embargo, lo mejor es dejarlas pasar…

SINOPSIS - A TRAVÉS DE SU OBJETIVO. Chary Ca.

A TRAVÉS DE TU OBJETIVO.




Erika, una mujer dulce, sensible y tímida. Su vida está llena de lujos, su belleza allana el camino por donde pasa. Un día todo cambia cuando conoce a Alex, un hombre con el que sacará a relucir su doble personalidad.
 Esa mujer dulce y sensible se transforma a ratos, sin motivo aparente, en una mujer sensual, atrevida y descarada, pero todo tiene una razón; Alex y su objetivo.
 Alex es un fotógrafo que llevará a nuestra protagonista al borde del abismo, la ayudará a descubrir delante de la cámara un sexo prohibido, el objetivo de su cámara captará un sexo sin límites.  Pero Erika también descubrirá el dolor, la desesperación de no conseguir lo anhelado. El fotógrafo es un vividor con un corazón recubierto por una coraza de dolor y decepción forjada por su pasado.
Erika toma una decisión; dejarlo todo por él. Una decisión arriesgada que solo le conducirá al borde del precipicio cuando Alex sigue con su libertina vida, tratándola a ella como un premio ya conseguido.