Ir al contenido principal

Los olores del día a día.


Hiperosmia 









Hoy leo una noticia en  20 minutos.es   que me llama la atención y quiero compartir con vosotras mariposas. 

Estoy segura que muchas de vosotras habéis sufrido “hiperosmia” (trastorno que te hace percibir olores que pasan desapercibido para otras personas).

Dudo si yo padezco ese trastorno pero de lo que si estoy segura es que siempre tuve para bien o para mal muy buen olfato.

Un gran inconbeniente, por desgracia en la vida todo no son buenos olores y claro siempre te acabas tragando los olores pudendos que otros ni siquiera llegan a percibir.

A mí en especial me molesta mucho, no sé si a vosotras os pasará lo mismo, el olor a sudor.


Me explico, entiendo que una persona después de un largo día pueda llegar a oler un poco a rancio, entiendo que después de hacer ejercicio lo más estrictamente normar es oler a sudor. Pero no entiendo y me cuesta soportar, a esa gente que huele desde primera hora de la mañana, esa que baja a las ocho de la mañana en el ascensor y ya lo deja pringado de un olor rancio que tira para atrás.

 Y eso es lo que no soporto; ¡un poco de higiene por favor! que una duchita a primera hora de la mañana tiene más ventajas que desventajas; activa la circulación, abre los poros, relaja las articulaciones y sobre todo te deja un olor fresco, por lo menos durante las primeras horas del día.

Imagino que  esa gente es tan fan de su propio olor a rancio que ni siquiera percibe lo molesto que llega a ser para los que conviven a su alrededor.

Y sí, lo sé, en ocasiones es un problema de sudoración que por mucho que te laves no se soluciona. 

Pero seamos justas, la gran mayoría de las veces el problema no es de sudoración si no de lo que se viene llamando “ser una cochino”.


Y es que hoy en día el mercado está plagado de productos que nos pueden hacer la vida mucho más sencilla y agradable. Existen una toallitas desodorantes que se llevan en el bolso y que se pueden usar, cuando tras pasar unas horas el olor a gel se esfumó por la ventana, y ese tufo a rancio amenaza con aparecer.





Que estoy convencida que si una no se abandona a la dejadez y pone un poco de empeño en el aseo personal todo sería mucho más agradable.

En fin, que espero esta entrada os deje un aroma dulce y embriagador.

Nos leemos muy prontos mariposas. 



De nuevo gracias por visitar la buhardilla, deja tu comentario, como siempre te digo el blog vive de tus visitas y yo sonrio con tus comentarios. 





Comentarios

  1. Andamos finas de olfato con el fresquillo??? A mi se me congeló la nariz esta mañana al salir de casa y ya ni buena ni mala olor. Se me ha quedado muerta!! Besos frescos y perfumados!!

    ResponderEliminar
  2. Holaaaaaaa, yo las llevo en el bolso siempre, pq a veces voy corre q te pillo, y es rápido y da frescor,jejejjeje. Pero como el agua nada eh,ejjejeje. Besitossssss

    ResponderEliminar
  3. Yo lo de los olores lo lleva bastante mal...el olor a sudor,las fritangas,el pescado en la ropa o las manos,la legia...pero también tengo que reconocer que cuando alguien huele bien es todo un placer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Nunca más. Relato

¡Hola, mariposas!
Nunca más, es un relato que nace desde la humildad y las ganas de aportar un pequeño grano de arena a este problema social que nos afecta a todos en mayor o menor grado.
El acoso escolar o bullying es un problema que está comenzando a ser demasiado común en colegios e institutos.
Como madre, es un tema que me asusta y mucho. Por desgracia, lo he vivido recientemente a través de la hija de una gran amiga. Y os puedo asegurar que todo lo que nos cuenta o nos enseña la televisión, es poco para lo que de verdad llega a suponer tener un hijo acosado.
El acosado sufre un deterioro psíquico, difícil de reparar, su recuperación siempre irá en función de lo a tiempo que se llegue a ser conocedor del problema. Situación en la que centros y profesorado tienen una responsabilidad a la hora de detectar el problema lo antes posible. No es fácil, lo sé, pero tampoco imposible.

Primeros capítulos de A través de su objetivo. Chary Ca.

Capítulo 1

La gente se volvía a su  paso. La miraban entre sorprendidos, divertidos y expectantes. No era muy normal ver a una mujer vestida de aquella guisa y corriendo bajo la lluvia. Cuando ya no podía más y el aire no llegaba a sus pulmones, paró, miró hacia atrás y comprobó que de momento su pasado no la perseguía. Estaba aterrada por lo que acababa de hacer. Al mismo tiempo se sentía liberada y culpable. De pronto la invadió el pánico. «Y ahora ¿qué?». ¿Qué hacía, sin dinero, sin teléfono, sin lugar a donde ir? Miró a su alrededor. Había dejado de llover, pero la calle estaba desierta, desierta como su existencia. Se sentó en un banco, de un parque cualquiera. En aquel mismo banco estaba sentada una anciana y su perra. Ambas se giraron hacia ella instantáneamente. Tan evidente fue que se sintió en la obligación de explicarse. —Hola. Yo acabo... de escaparme. —Ya imagino. Pero sabrás que hay cosas en la vida de las que no se puede huir. Otras, sin embargo, lo mejor es dejarlas pasar…

SINOPSIS - A TRAVÉS DE SU OBJETIVO. Chary Ca.

A TRAVÉS DE TU OBJETIVO.




Erika, una mujer dulce, sensible y tímida. Su vida está llena de lujos, su belleza allana el camino por donde pasa. Un día todo cambia cuando conoce a Alex, un hombre con el que sacará a relucir su doble personalidad.
 Esa mujer dulce y sensible se transforma a ratos, sin motivo aparente, en una mujer sensual, atrevida y descarada, pero todo tiene una razón; Alex y su objetivo.
 Alex es un fotógrafo que llevará a nuestra protagonista al borde del abismo, la ayudará a descubrir delante de la cámara un sexo prohibido, el objetivo de su cámara captará un sexo sin límites.  Pero Erika también descubrirá el dolor, la desesperación de no conseguir lo anhelado. El fotógrafo es un vividor con un corazón recubierto por una coraza de dolor y decepción forjada por su pasado.
Erika toma una decisión; dejarlo todo por él. Una decisión arriesgada que solo le conducirá al borde del precipicio cuando Alex sigue con su libertina vida, tratándola a ella como un premio ya conseguido.